miércoles, 14 de diciembre de 2016








           Llega la Navidad, esas fechas de compartir, de unir nuestra esencia y reunirlos en torno a una mesa, que aunque sea algo cotidiano, en estas fechas tienen un significado especial, donde notamos las ausencias y valoramos las presencias.
   Nunca fui fan de estas fechas, por eso de las ausencias, que tienen un peso especial, serán las luces, la decoración, el ambiente gris plomo y bucólico, que aunque en estas latitudes se vista de azul y calidez, a mi no deja de sugerirme a chimenea encendida, a reencuentros, a bolas numeradas en un bombo, a brindis entorno a una mesa, a abrazos de piel sinceros, a lagrimas de campanadas, a ilusión que sigue a una estrella. ,
 Pero será que nací en Invierno, que no quiero, ni puedo desvincularme nunca de estas fechas, y es que quiero seguir presenciando y sintiendo el sincero abrazo de los míos, retener en mi memoria esa ilusión, al bajar una escalera y sentir aun la presencia de la magia dejando sus presentes, disfrutar de la sonrisa del haberse sabido "bueno" durante todo el año, disfrutar del sentir que la vida te premia cuando intentamos hacer lo correcto, que ya es mucho.
  Mi familia a sumado, sigue sumando cada día, eso hace que mis navidades, nuestras navidades estén llenas de esa copita de amor que a mi me gusta tanto, amor tribal!

No hay comentarios: