domingo, 13 de enero de 2013

Sirena


                                                    
                                                             SILKE

               Cuando las sirenas emergen del mar...


                                


          Un día ivernal, a mediados de Febrero en un lugar próximo al Mediterráneo, en los primeros albores del alba, despertó al mundo una niña de piel blanca de luna , pelo azabache y ojos profundos y azules de mar...
   Tenia una curiosidad innata por cuanto le rodeaba, ávida por aprender , observaba todo a través de sus grandes ojos...era feliz, y así lo expresaba, no requería de grandes cosas para sentirse bien, segura...disfrutaba de cuanto tenía al rededor,las cosas, las gentes y se sentía querida...afortunada....
   Cuando contaba con pocos años de edad, mientras jugaba como cualquier niña en el patio del recreo, alguien  le dijo unas`palabras que ella recordaría por siempre...eres linda, y tienes una forma de mirar con esos grandes ojos claros que hará cuando seas mayor que la gente se fije en ti, transmites transparencia...! en mi país¡ le dijo... hay una leyenda sobre una sirena llamada SILKE, con esos ojos como los tuyos... y Silke la llamó a partir de ese día... y así creció siendo niña y sirena...  De vez en cuando busca el mar y se sumerge en las profundidades, le gusta dejarse llevar por las olas que baten suavemente sobre la orilla, si arrecia tempestad vuelve a sumergirse y desde abajo ve la luz del sol y la luna brillar, pero no sale...se queda, piensa y reflexiona... estuvo varios años varada en la orilla y no podía tocar el mar...no la dejaban, solo podía oler  su aroma , la brisa lo traía pero no podía alcanzar sus aguas, no era dueña de si misma, a veces las cosas no son lo que parecen la gente no aprecia las sirenas, pero existen! vagan por este mundo, almas libres capaces de amar, sin condiciones, con una gran sensibilidad, con una gran capacidad par poder ver más allá, no son las de los cánticos de los cuentos, que atrapaban a los navegantes, si seres con gran compasión y capacidad para dar a veces olvidándose de ellas mismas, muchas sirenas habitan la tierra. Sobre la que va esta historia diré que su ahogamiento y tristeza era tal, que de vez en cuando sus lágrimas se precipitaban resbalando por su mejillas hasta llegar a sus labios y así poder recordar el sabor a sal ...hoy en día la sirena, va de la mano de un hombre al que le gusta el mar y de vez en cuando la acerca a sus aguas para que ella se sumerja sea libre y nade ... y vuelva a él... siempre a él , no la vara en la orilla la deja oler, respirar y tocar toda la esencia marina...
   Cuando la Sirena se encuentra con él, todo el rumor de las olas les acompaña, los mece suavemente...
   Cuando él la mira, ve en ella todo el azul del mar...y no puede resistir decir que ojos tienes...MI SILKE
   Porque así ella lo siente.... como una ola llego el a su vida volviendo a refrescarle la piel...para sentir y saborear todo...todo ese sabor de mar...
 


Por todas esas sirenas que habitan la tierra , por las varadas en la arena  para que logren tocar el agua y por las que han encontrado quien las acompañe hasta la mar...

D y S
  
    

martes, 1 de enero de 2013

Despidamos


Despidamos lo que se fue, para dar paso a lo que será , para no olvidar lo que estuvo, para crecer sabiendo que somos capaces de superar lo establecido por nosotros mismos, en otro tiempo...